Buscar

"En las empresas todos debemos ser héroes de la seguridad"


Sabías que alrededor de 2,9 millones de trabajadores mueren cada año debido a accidentes y enfermedades profesionales.

Además, el factor de riesgo profesional al que se le atribuye un mayor número de muertes ha sido la exposición a largas jornadas de trabajo (que provocaron 745.000 muertes) seguido de la exposición a partículas, gases y humos, que provocó 450.000 muertes).


Un 28 de Abril del año 2003, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comenzó a celebrar esta fecha con el fin de Promover la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales en todo el mundo.

A raiz de esto, crece la importancia de contar con un Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo (SGSST) el cual involucre la participación efectiva de entes gubernamentales, empleadores, trabajadores de salud pública y todas las partes involucradas a nivel nacional y empresarial a fin de proteger los entornos de trabajo, salvaguardando la vida y el bienestar de los trabajadores.


Es a partir de una cultura de Seguridad y Salud en el Trabajo sólida e inclusiva que se garantiza dar atención y cubrir las distintas preocupaciones y posibles riesgos o peligros a los que los empleados están expuestos dentro de su lugar de trabajo, logrando promover soluciones adecuadas, eficaces y sostenibles que garanticen la seguridad y el derecho a la vida de todos los empleados.


Por eso es importante tener en cuenta estos siguientes aspectos para mejorar

  • Identificar los posibles riesgos en el lugar o puesto de trabajo.

  • Disponer del equipo de protección individual adecuado.

  • Recibir información a través de capacitaciones y asesorías sobre cuáles son los derechos y las responsabilidades propias en materia de prevención y buenas prácticas para evitar posibles accidentes de trabajo.

  • Brindar jornadas de capacitación, educación y prevención.


Otorgar la debida prioridad a: Prevenir accidentes de trabajo, velar por la seguridad de los empleados frene a enfermedades profesionales, realizar las inversiones adecuadas para el sistema de seguridad y salud en el trabajo contribuyendo al crecimiento y la sostenibilidad de las economías, garantizando así una mano de obra sana para las empresas y para el medio ambiente.